Para superar la miseria es necesario invertir en vez de dar limosnas