La detección de ondas gravitacionales y nuestro entendimiento del universo