La anulación total de emisiones de bióxido de carbono, una urgencia apremiante