ISRAEL, UN DESIERTO FÉRTIL PARA LA INNOVACIÓN