Investigadores con vocación empresarial: se terminó la espera