EN MÉXICO, EL CONOCIMIENTO PUEDE COMERCIALIZARSE