El pulque, al cuidado de la microbiota intestinal