Divulgación de la ciencia, una herramienta anti Trump