CLAUDIA TREVIÑO, LA CASUALIDAD DE ENCONTRARSE CON LA CIENCIA