Claudia Treviño, la casualidad de encontrarse con la ciencia